El Festival Bio@gaete Cultural Solidario 2019 destinará sus beneficios a la limpieza de las playas de Canarias, a niños y niñas de Gambia e indígenas de la selva amazónica de Bolivia

La novena edición del Festival Bio@gaete Cultural Solidario, que se celebrará los días 22, 23, 24 y 25 de agosto en la Villa de Agaete, apoyará la ejecución de tres proyectos que benefician a niños y niñas de Gambia, a las comunidades indígenas de Bolivia y la lucha contra los plásticos en las costas de Canarias. 

Durante una sesión realizada el pasado 18 de mayo por la Asamblea, máximo órgano de la Asociación Bioagaete Cultural Solidario, decidió que las entidades beneficiarias para éste  2019, serán Canarias Libre de Plásticos, Solidarios Canarios y Solidaridad Médica España.

El Festival Bio@gaete Cultural Solidario se ha afianzado en las Islas Canarias como uno de los más solidarios,  gracias a la participación de un numeroso grupo de voluntarios y voluntarias; beneficiando a personas en situación de vulnerabilidad social y apostando por la educación, la concienciación en temas medio ambientales y promoviendo la cultura local.

Proyectos que apoyará el Festival

La asociación Canarias Libre de Plásticos se ha tomado en serio la lucha contra los plásticos en los océanos, principalmente los microplásticos, una amenaza inminente para la salud de los humanos, de los animales y del planeta. En Canarias, ésta organización trabaja en la limpieza de playas y se han propuesto ampliar las zonas de actuación en todas las islas, para lo que necesitan mejorar las herramientas de extracción de microplásticos y adquirir nuevo equipamiento para el análisis del mismo.

Diversas organizaciones han dado la voz de alerta al mundo porque la presencia de plástico aumentará diez veces para 2020 y se estima que para 2050 haya más plástico que peces en los océanos. Ante la magnitud del problema, esta asociación tiene como objetivo reducir el impacto ambiental de los plásticos que llegan a las costas canarias, a través de la divulgación, concienciación y participación, organizando limpiezas de playas en todo el archipiélago, impartiendo charlas de concienciación, talleres medioambientales y colaborando con grupos de investigación de la universidades en Tenerife y Gran Canaria.

Solidarios Canarios, organización sin ánimo de lucro, que trabaja en la construcción y dotación de un puesto de salud en la aldea de Jalo Koto, Gambia, África, uno de los países con los índices de Desarrollo Humano más bajos del mundo. Jalokoto es una apartada aldea, ubicada a 80 kilómetros de la capital, que no cuenta con ningún servicio público básico, por lo que éste proyecto albergará un puesto de salud que dará cobertura sanitaria de atención primaria a unos 108 niños y niñas, que serían los beneficiarios directos, más la población en general de la aldea.

Solidarios Canarios nació en el 2015 con el fin de mejorar la vida de niños, niñas y sus familias en Gambia, realizando actuaciones de acceso a la educación, el reparto de alimentos básicos para garantizar la seguridad nutricional, así como la construcción de una escuela.

La Asociación Solidaridad Médica España realiza el proyecto de lucha contra la leishmanisis en las comunidades indígenas de la selva amazónica boliviana, una enfermedad endémica en la zona y en la población indígena que vive en situación de aislamiento, abandono y vulnerabilidad. Con los fondos que se recauden durante el festival se trasladará a los pacientes y sus familias a un centro de salud ubicado en San Ignacio de Moxos, La Pascana, para que reciban el tratamiento correspondiente durante un periodo de 30 días. Así mismo se realizarán actividades de prevención de la enfermedad a través de charlas informativas, cursos de promotores de salud comunitaria, entrega de botiquines comunitarios más la dotación de mosquiteras.

Este  es el único organismo que presta asistencia sanitaria a las comunidades indigenas en el departamento del Beni, Bolivia, y centra sus líneas de acción en comunidades que viven en extrema pobreza, logrando disminuir la desnutrición en un 80 por ciento de niños y niñas.

Festival Bio@gaete Cultural

Además, la Asociación Bio@gaete Cultural Solidario mantiene su compromiso socio-educativo adquirido desde 2017 de destinar un porcentaje de los beneficios para contribuir al refuerzo de la educación en los colegios del municipio de Agaete. Así mismo continuará la colaboración con la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) en Canarias, entidad colaboradora principal del festival y con la Asociación Scout Doramas 104.

A lo largo de su existencia el Festival Bio@gaete Cultural Solidario ha ayudado a mejorar la vida de centenares de personas con contribuciones a proyectos que han sido canalizadas a través de las organizaciones Cáritas Diocesanas de Canarias, CEAR en Canarias, Asociación Niños con Cáncer Pequeño Valiente, Asociación de Familiares de Alzheimer ‘AFA Tabaiba Moya’, la Asociación Mujeres, Solidaridad y Cooperación, Educanepal, Médicos del Mundo Canarias, Smile.ong, Afrocanarias-Diakhase, Kutembea na Tanzania, Flora Acoge, Ben Magec y Mi hijo y Yo.

El Festival se celebrará del 22 al 25 de agosto en la Villa de Agaete, con una intensa programación acorde a la concienciación y sensibilización en torno a la sostenibilidad medioambiental, la cultura, el deporte y la solidaridad. Este es el mayor evento anual celebrado por la Asociación, constituyendo su principal vehículo de trabajo para el cumplimiento de sus objetivos. Incluye actividades centradas en sus diferentes ámbitos de actuación con la finalidad de sensibilizar y apoyar causas medioambientales, culturales, deportivas y sociales.

Anuncios

Comentarios: Sé lo que estas pensando, de John Verdon

Hace algunos meses incluí un comentario sobre No abras los ojos de John Verdon tal como contaba entonces, la compra de este ejemplar fue una sencilla casualidad. De forma previa a un viaje de verano. Fue en una de esas tiendas que son todo en uno; venta de prensa, tabaco, perfumes, flores…y un largo etcétera, incluyendo, por supuesto, los libros. Tiendas de conveniencia como llaman en el ámbito jurídico mercantil. 

No iba buscando un autor ni un título especial, casi siempre prefiero dejarme seducir por lo que el lugar pueda ofrecerme. Quizá para algunos, dejarse llevar por las sugerencias del librero (no hay mayor sugerencia que acotarse a lo que decida comercializar en su establecimiento) es una apuesta arriesga, pero yo considero que me da la oportunidad de descubrir títulos y autores a los que, de otra forma, difícilmente podría llegar. 

Así llegué a John Verdon. No recuerdo si habría alguno más de sus libros en las estanterías del comercio, el caso es que elegí No abras los ojos sin siquiera saber que era el segundo de una trilogía de novela negra, al que le precedía Sé lo que estas pensando, del que tengo intención de escribir unas líneas (aunque con esta extensa introducción no lo parezca).

La obra nos presenta a David Gurney, un detective de la Polícia de Nueva York que, tras su jubilación decide alejarse de la ciudad para asentarse con Madeleine, su esposa, en una sencilla y antigua casa en una zona rural y alejada en el condado de Delaware, al norte del Estado de Nueva York. 

Durante sus 25 años de carrera profesional, Gurney desentraño los crímenes más horrendos y detuvo a sus autores, motivo por el que, una vez retirado, seguirá viéndoselas con los criminales más indeseables. 

La trama del libro da inicio cuando el ex detective recibe una comunicación de Mark Mellery, un antiguo compañero de clase, quien le pide ayuda tras haber recibido una inquietante carta con la que parece que se le pretende extorsionar. Lo que, en un inicio parecía una simple rémora de algo realizado en el pasado por Mellery acaba conviertiéndose en una complejo caso de múltiples homicidios cometidos por lo que parece ser un asesino en serie, y en lo que nada es lo que parece. 

Poco o nada negativo puedo decir de Sé lo que estas pensando, una obra donde se nos presenta a un ex policía de forma totalmente plana, desgranándose – de forma muy hábil – desde la primera hasta la última página su personalidad y los aspectos más relevantes de su vida; sus hijos, su relación con su esposa, con su barrio neoyorquino de nacimiento, con su trabajo…, haciendo que, al final tengamos un persona redondo, a través de un proceso en el cual se ha citado el pasado pero también el presente, entremezclándose para llegar a un personaje obseso con su trabajo, capaz de pensar como un asesino pero a su vez inseguro e impulsivo. 

Como buen thriller, sabe mantener al lector tras las páginas, en las cuales se dan giros completamente imprevistos, haciendo que las construcciones que podamos establecer sobre el desarrollo de la trama se desvanezcan sin siquiera llegar a sospecharlo. Sé lo que estas pensando y voy a darte una sorpresa, podría ser el lema de Verdon. 

Sorprende también la gran labor de documentación necesaria para plasmar, el proceder de las unidades policiales de investigación de homicidios, lo cual se pueda observar no solo en la descripción de la propia labor policial sino en la gran cantidad de precisiones de carácter técnico que se realizan. 

Queda pendiente Deja en paz al diablo, la tercera – y a priori igual de interesante – parte de la vida de Dave Gurney. 

 

Comentarios: Negreros, de Alberto Vázquez Figueroa

Después de unos meses dedicados a otros menesteres (académicos, esencialmente) he podido acabar un libros de esos que, aunque no tengan grandes giros como otros que he tenido ocasión de comentar en este rincón, realmente de enganchan desde la primera a la última de sus páginas. Este es de esos libros en los que lo que importa no es el final sino el desarrollo. De esos en los que de nada vale leer las páginas finales si prescindimos de las centrales.

Llegó después de El Jilguero, de Donna Tartt y Dios no vive La Habana, de Yasmina Khadra (seudónimo de Mohammed Moulessehoul) dos obras cuya lectura volveré a retomar en el futuro pero que de momento van que quedarse guardadas en un cajón. En otra ocasión escribiré sobre los descartes (que afortunadamente no hago con frecuencia) y ahondaré algo más en los motivos para dejar de leer estos dos libros. 

Tráfico de esclavos. https://historiadelocos.wordpress.com/2010/11/22/trafico-de-esclavos/

Como otros muchos libros, Negreros llegó a mi por casualidad. Un libro de Alberto Vázquez Figueroa siempre merece ser rescatado del cajón de allí donde se encuentre, en este caso entre las pertenencias de una mudanza que iban directas a su reciclado. 

Hace algunos años había quedado fascinado por la lectura de Piratas [las páginas de mi ejemplar ya comienzan a amarillearse] , la primera parte la obra que ahora nos ocupa. Tengo que reconocer que tengo especial predilección por esos libros cuya existencia ni siquiera conocías hasta que un día te los regalan y tienes que hacer la agradable labor de comenzar a pasar sus páginas para conocer que esconde. En Piratas fue ese el caso. 

Volviendo con el libro que nos ocupa, Negreros nos trasporta de lleno hasta la cruel realidad del tráfico de esclavos africanos [de ahí su título]

, una despiadada práctica que se desarrolló entre África y América en los siglos XVI a XIX. Con esta carta de presentación, Vázquez Figueroa nos propone una lección de Historia entrelazada con una narración fantástica, todo ello bien conjugado con un trasfondo de crítica social – algo habitual en el autor, véase, por ejemplo pero no únicamente, El Mar en Llamas – que hace que las páginas pasen prácticamente solas. 

En la obra se continúa la narración de la vida de Miguel Heredia, a quien conocimos en Piratas junto a sus hijos Sebastián y Celeste. Es en esta segunda parte donde conocemos mejor a Celeste Heredia, una joven idealista y con el firme propósito de continuar propiciando el cambio social en una época de gran contraste entre clases sociales, donde la clase alta era la dominante y sometía a la clase baja, con el único objetivo de que estas sirviesen de fuerza de trabajo para las numerosas plantaciones y cultivos de la recién descubierta América. 

Celeste se propone, por una parte romper las cadenas de la esclavitud a la vez que demostrar la capacidad de la mujer, cuyo papel era testimonial en una sociedad con un gran componente masculino como lo era la de aquél momento. 

Así, en Negreros se hace una habilidosa labor de despertar conciencias sobre estas materias, canalizándolo mediante una trepidante historia de marinos, estrategia y tiranía. Sin lugar a duda, una obra de imprescindible lectura en un momento social como el actual.