Libros: El Mar en llamas, de Alberto Vázquez Figueroa

Continuando con el relato de buenos libros para esta Navidad, es imposible no caer en la tentación de traer alguno escrito por Alberto Vázquez Figueroa, del que atesoro varias obras, concretamente El mar en llamas – del que hoy hablaremos -, Piratas, y Negreros – que será mi próxima lectura -.

El autor, nacido en 1936, ve su vida marcada por la Guerra Civil, siendo su padre y su tío encarcelados o deportados. En 1949 fallece su madre y es enviado con sus tíos al Sáhara, donde pasa su infancia y adolescencia. **

Periodista, corresponsal para diferentes medios tales como La Vanguardia o Televisión Española lo que le permite compaginar sus grandes pasiones (la literatura, la aventura, los viajes…) y hacer de ellas su modo de vida. **

Cuando la plataforma petrolera Deepwater Horizon estalló en el Golfo de México vertiendo millones de litros de crudo al mar, y protagonizó la mayor tragedia medioambiental de la historia, todos creyeron que fue un terrible accidente. Sin embargo, una joven llamada Salima acudirá a Asdrúbal Valladares, un antiguo escritor de grandes éxitos literarios, para enseñarle tres fotografías que parecen demostrar lo contrario.

 Ambientado en Centroamérica, zona que tiene una importancia reseñable en varias obras de Vázquez Figueroa, se nos presenta una suerte de thriller conspiranoico, con unos giros narrativos casi inesperados, que nos harán mantener la lectura hasta la última página, las horas de disfrute de la lectura están casi aseguradas. 

Podríamos categorizar este libro como ‘low cost’ dado su reducido precio – escasos 5 euros – no obstante, no podemos dejarlos llevar de su precio, ya que en el interior se nos ofrece un apasionante relato que nos traslada a un escenario apocalíptico que trasciende de la celulosa, yaque el propio autor lo configura como una sutil crítica a las actividades de prospección petrolífera y otras que se caractericen por poner en riesgo el medio ambiente, y, en última instancia a nosotros y a las generaciones futuras. 

Precio: 5€ papel / 3-4€ eBook (varía según librería)


** Extracto de la biografía publicada en “El mar en llamas”

Anuncios

Libros: Cuadernos de Mar I de José Manuel Hernández Martín

Llega la Navidad, y con ella la época de buscar regalos con que obsequiar a nuestros seres queridos. Este año me he propuesto publicar críticas de diferentes libros que puedan ayudarte a elegir uno adecuado a lo que buscas.

A modo de declaración de intenciones debo decir que tengo predilección por los libros antiguos y de escritores anónimos, y mejor aún si cumplen los dos requisitos. No obstante, ello no quiere decir que no haya a hacer una publicación referida a algún bestseller, que alguna seguro que habrá. 

 Comenzaré muy pegado a Canarias, con Cuadernos de mar I, libro presentado en la edición de este año de la Feria del Libro de Las Palmas de Gran Canaria, que se celebró entre el 29 de mayo y el 3 de junio.

Escrito por José Manuel Hernández Martín, actualmente jubilado, dedicó gran parte de su vida al mar, siendo capitán de diferentes barcos de pesca, y habiendo estado siempre muy vinculado al ámbito marítimo. 

El libro, editado por CanariaseBook en tapa blanda, comprende parte de un total de once relatos divididos en tres diarios de a bordo en los cuales se hace un breve pero intenso repaso a diferentes aspectos vitales del autor, tales como las vivencias de una juventud junto al mar con sus abuelos o sus anécdotas en los diferentes destinos a los que le llevaba el barco que capitaneaba. 

Con un ritmo trepidante, que al igual que en una página te sitúa en la Gran Canaria de los 60, a continuación, te lleva hasta algún enclave del continente africano en épocas más recientes, se hace muy ameno a la lectura, con un argumento que engancha, pero sin caer en las temáticas habituales, con un lenguaje claro y sencillo. Ideal para una lectura rápida en cualquier lugar. 

Sin lugar a dudas, expectante ante la publicación de la segunda parte.

Precio: 15€

¿Dónde conseguirlo?

En la web de CanariaseBook

https://canariasebook.com/libro/cuadernos-de-mar-i-de-juan-manuel-hernandez/

¿Halloween o Los Finaos?

No es mi intención hacer un ensayo sociológico sobre la noche del 31 de octubre, pero si considero que es necesario hacer una serie de consideraciones al respecto. 

En primer lugar, es necesario comenzar situándonos en la temática a tratar. Hablaremos de Halloween, fiesta que tiene su origen en el Samhain – celebración celta del fin de la temporada de la cosecha, o final del verano – y en la tradición católica del Día de Todos Santos (1 de noviembre). 

En su origen, celebración tenía – y, evidentemente, aún la sigue teniendo – arraigo en países de influencia inglesa – o la anglosfera, como han considerado denominar a los países que, por razones diversas tienen una vinculación con Reino Unido – no obstante, con el devenir de los años se ha producido una progresiva ampliación (o invasión, si se prefiere) de tradiciones como la que nos ocupa a territorios donde, o bien no se celebraba nada al respecto o bien si se hace, desplazándose así a la costumbre local. 

Este es el caso de Canarias. En nuestras islas, en la actualidad vemos como algo natural la celebración de Halloween, su tratamiento en televisión – con diferentes espacios dedicados a la festividad – en superficies comerciales – con la venta de diferentes productos alegóricos, ¿Quién no conoce la tradicional calabaza? Heredada, por cierto, del pasado celta de su pasado celta. –

Algo menos visible es otra tradición, igualmente popular y centrada también en la muerte, como son Los Finaos. 

Esta tradición, que no ha estado exenta ya no sólo de un gran ostracismo sino que también de modificaciones derivadas del paso del tiempo, tenía su espacio originariamente en la noche del 1 al 2 de noviembre (es conveniente recordar que el día de los difuntos es el día 2, y no el día 1 como habitualmente se considera). De carácter fundamentalmente familiar, durante esa noche, los miembros de la familia se reunían para conmemorar a sus familiares ya fallecidos, contando anécdotas sobre ellos a la vez que comiendo frutos de temporada, tales como almendras, nueces, higos o castañas. 

A ello se unía – según la escasa información que puede encontrarse al respecto – el Baile de difuntos o de finaos, acompañado por los Ranchos de Ánimas, agrupaciones musicales que iban por las calles tocando timples y guitarras hasta reunirse en el lugar común para honrar a los fallecidos. 

Es necesario que recalque la muy escasa información que se puede encontrar en internet al respecto, si usted querido lector hace un simple búsqueda de “los finaos” en cualquier buscador, encontrará relativamente pocos resultados. Si discriminamos aquellos que se corresponden con actos que se celebrarán en esas fechas, ya serán algunos menos. Si consultamos las diferentes páginas web y blogs que tratan sobre la temática, veremos como la gran mayoría se limitan la copiar y pegar la misma información. 

Así, tiene relativa complejidad intentar ahondar en una tradición en la que, según la isla y las zonas a buen seguro habrían diferentes variaciones y elementos que configurasen una suerte de subespecies de la festividad. 

Una festividad, como podemos comprobar, que se organiza en torno a los honores a los difuntos, elemento presente no solo en su homónima inglesa sino que también en otras muchas celebraciones, basadas en esta concepción social profundamente arraigada en la sociedad.

De origen claramente teológico, es harto difícil que no fuese profesada por la sociedad canaria, a la que si algo le caracteriza es su profundo sentimiento religioso y el culto a los diferentes elementos que forman parte de la tradición católica. 

Resulta curioso como se hace prácticamente oídos sordos a “lo nuestro”, prefiriéndose impulsar costumbres muy alejadas de nosotros – al menos en lo geográfico, ya que la vinculación entre Canarias y Reino Unido, por una cuestión histórica, tiene cierta intensidad -. Tan difícil es de entender que se enmudezca una parte de nuestra cultura como que se altere (quiero pensar que por una cuestión de ignorancia), al celebrarla con una serie de elementos que no le corresponden. 

Tampoco resulta nada extraño – aunque si curioso -, a la vista de los intentos – quizá no intencionados – de establecer una cultura global, que todos hablemos de la misma forma, vistamos de igual manera y tengamos una celebraciones idénticas. 

 

Nuevo Bono Residente Canario y movilidad en Gran Canaria

En las últimas fechas está en boca de todos el nuevo título de viaje impulsado por el Gobierno de Canarias y los diferentes Cabildos y destinado a los residentes en las Islas. 

Con ocasión de ello he tenido la oportunidad de leer diferentes opiniones al respecto. Desde quienes consideran que esta será la solución a los atascos diarios en las principales vías isleñas hasta aquellos que consideran el precio por el que se podrá comprar la nueva tarjeta de transporte es desorbitado. Pensamientos equivocados en ambos casos, según mi consideración.

Vayamos con el primero de los argumentos.  ¿Será el bono residente la definitiva solución a todos los males de los que adolece la movilidad en Gran Canaria? 

Podría ser, pero no. En Gran Canaria disponemos, desafortunadamente, de una red de transporte público caótica y desfasada a la realidad social actual. Centrándonos en el transporte interurbano, fácilmente podemos comprobar como existe una red hecha a base de impulsos, quitando de aquí para poner allá, sin tener en cuenta una visión global – y nunca mejor dicho – de la red de líneas y de la posible afectación que el cambio en una línea puede tener en el resto.

A esto tendremos que sumarle el hecho de que existe una gran rigidez del servicio, incapaz, en según que situaciones y lugares, de adaptarse a los cambios que se producen en el ámbito social, laboral, académico y, en resumen, al desarrollo de la vida social. 

Resumiendo mucho, podemos decir que tenemos un servicio de transporte interurbano desfasado, que hace al usuario adaptarse a las necesidades de la empresa concesionaria, cuando debería ser todo lo contrario, que la empresa concesionaria se adecuase a lo que precisan los usuarios. 

También podemos traer a este comentario el hecho de que se disponga de una flota de vehículos que, en la mayoría de casos, presenta un estado de mantenimiento escaso o nulo. Independientemente de la edad de la propia guagua, que, si bien es relevante, tampoco es algo decisivo si se le da el mantenimiento pertinente, es poco apetecible hacer uso de un vehículo de servicio público con butacas rotas, sucias, polvorientas, que han sufrido actos de vandalismo y no se han reparado. 

Pero la lista aún continúa. No podemos olvidarnos de la ausencia total de ventajas del uso del transporte público, más allá de algún carril guagua en zonas urbanas. De nada sirve mejorar todo lo anterior – tener unos horarios y vehículos adecuados – si la guagua también queda atascada al igual que el resto de vehículos. Mala imagen se da a quienes se pretenda convencer de que deben dejar aparcado el coche en casa y usar el transporte público.

Con unos horarios difíciles de entender – y no solo por la forma en la que están expuestos -, unos vehículos sin ningún cuidado y que tardan tanto e incluso más que el vehículo privado en ir de un punto A hasta otro B es imposible que, por la mera puesta en funcionamiento de un nuevo título de viaje puedan reducirse las retenciones, y, además, ganar en seguridad vial, pues no podemos olvidar que la guagua es diez veces más segura que el coche. Buen comienzo, pero no podemos quedarnos en este paso.

¿Qué se puede hacer?

  1. Actualizar la red de transporte público insular, según la demanda existente, eliminando así tener líneas y/o servicios con dimensiones que no son acordes a la realidad.
  2. Creación de incentivos al uso del transporte público, ofreciendo mayores ventajas a éste que al vehículo privado (prioridad semafórica, carriles guagua-VAO, premiar el uso del transporte público…)

Por otra parte, y en cuanto a la otra cuestión debatida, sobre el precio del nuevo Bono Residente Canario, el Cabildo de Gran Canaria ha cifrado su coste entre 35 y 40 euros mensuales, según si la asignación presupuestaria. En cualquier caso, una cantidad irrisoria. La critica al precio solo puedo achacarla a una completa falta de conocimiento del precio del transporte público, quizá derivado de no haberlo usado nunca. 

Pero no nos quedemos en mi opinión, veamos datos. Supongamos que usamos a diario la guagua, vivimos en Fagagesto (Gáldar) y tenemos que desplazarnos hasta Las Palmas de Gran Canaria. 

Tendremos que coger la línea 106 de Fagagesto hasta la Estación de Gáldar, por 2,40€. Después, la línea 103 o 105 hasta la Estación de San Telmo, por 3,10€. Esto hace un total de 6,50€ por trayecto. Teniendo en cuenta que tendremos que volver a casa, el coste diario sería de 13 euros (6,50×2)

Suponiendo que trabajemos de lunes a viernes, los 13 euros diarios hay que multiplicarlos por 5, haciendo un total semanal de 65€; 260€ mensuales (65€ x 4 semanas) Situándonos en el escenario más pesimista, el Bono Residente Canario nos costaría 40€ mensuales, por lo que el ahorro sería de 220€ euros al mes, teniendo solo en cuenta que cojamos la guagua para ir y volver del trabajo. 

¿Caro? Insisto, en ocasiones conviene tener conocimiento del tema del que hablamos antes de lanzarnos a opinar. 

 

 

¡Ocho años ya!

Seguimos, un año más. Hace nada menos que ocho años que El Faro del Atlántico vio la luz, en ese entonces con otra denominación, pero con la misma intención de hacerme un hueco en la Red para contar e interactuar. En aquél entonces nos encontrábamos en plena esfervescencia bloguera, era la moda. Solo era necesario tener algo que contar para tener un blog. 

Ha llovido mucho desde 2010, este espacio a sufrido una continua metamorfosis que ha dado lugar a lo que es hoy. Cuento por cientos las entradas publicadas, muchas más han sido las visitas y, sin lugar a dudas, infinitamente más agradable ha sido la experiencia de contar casi de todo, con mayor o menor extensión, más o menos visitado, con una redacción más o menos acertada – desafortunadamente, no siempre puede contarse con la inspiración necesaria para escribir, y aunque unas líneas puedan hacerse en cualquier momento, que tengan una mayor o menor calidad dependerá en gran medida de como tengamos el día –

El Faro del Atlántico continúa, y posiblemente mas vivo que nunca.

GRACIAS

El Festival Bio@gaete Cultural Solidario última los preparativos

El festival Bio@gaete Cultural Solidario, que supone cada año el punto y final al verano en la Villa de Agaete, y con el que este blog realiza una activa colaboración, celebra este año su octava edición. El evento, que se define como un macroevento lúdico-recreativo, de carácter integral, que combina las vertientes cultural y artística, de convivencia e intercambio intercultural, sensibilización medioambiental y solidaria reunirá, entre el jueves 23 y el domingo 26 de agosto, a más de una cincuentena de artistas y más de un centenar de voluntarios.

El festival contribuye a dar respaldo a la labor y proyectos de diferentes organizaciones solidarias, en este caso, la Federación Ben Magec – Ecologistas en Acción, la Fundación Canaria Flora Acoge, la Asociación Mi Hijo y Yo, los centros educativos de la localidad y la Asociación Scout Doramas 104. Igualmente, se recogerán tapones de plástico destinados a la Asociación Iraitza Tapones Solidarios.

De forma complementaria a las actuaciones musicales, el festival será paraguas para la celebración de otras actividades tales como el Festival Internacional de Cine de Trail Running “Trails in Motion”, o la V BioTrail, carrera de trail nocturna que recorrerá la localidad con dos diferentes modalidades, de 8 y 20 kilómetros. 

Asimismo, en el ámbito deportivo, las instalaciones del Complejo Deportivo Fuente Santa, de la empresa municipal ACUDE serán el escenario del torneo de PádelChess.

En línea con el Espacio (R), desarrollado en la pasada edición, donde se pretendía dar voz a colectivos y organizaciones sociales sobre sus labores, este año se presenta la Carpa de iniciativas económicas y sociales, lugar en el que se expondrán alternativas reales para un consumo más respetuoso y coherente con la persona y el entorno.

Próximamente se hará pública la programación oficial del festival, así como sus detalles más significativos, de lo que daremos cumplida cuenta.

Actividades durante todo el año

El festival Bio@gaete Cultural Solidario es impulsado por la Asociación sociocultural Bio@gaete Cultural Solidario, colectivo constituido en el año 2014, que tiene como finalidades contribuir a la concienciación y sensibilización de la ciudadanía en materia medioambiental, a través de la promoción de valores de respeto, compromiso y protección del medio natural y las especies que en él coexisten o participar y promover acciones de concienciación y orientadas a la mejora de las condiciones de vida de personas en situación desfavorecida o pertenecientes a colectivos en situación de exclusión social o en riesgo de padecerla, entre otros.

Para ello, se contempla la realización de actuaciones orientadas la sensibilización, concienciación y promoción en el ámbito medioambiental, de la diversidad cultural y de mejora de las condiciones de vida de personas desfavorecidas y de defensa de los Derechos Humanos. Las mismas se desarrollan a lo largo de todo el año, en forma de limpiezas de diferentes entornos o la colaboración en charlas, seminarios o actividades formativas que concuerden con los objetivos pretendidos.

presentadoras_escenario_principal_20160902_1934974763
Festival Bio@gaete Cultural Solidario

                        El Faro del Atlántico | RESPONSABILIDAD SOCIAL 

 

 

 

Domingo de opinión: Nuevos tiempos en El Faro del Atlántico

DOMINGO, 11 FEBRERO de 2018

He de reconocer que cuando comencé esta andadura, allá por agosto de 2010, no pensaba que la continuidad de este proyecto fuese tal que alcanzase los ocho años de vida, que, ciertamente, se dice pronto.

También tengo que reconocer que, desde hace algún tiempo vengo pensando la forma de dar un giro al contenido que publico en este rincón de la red. Es ahora cuando se comienza a perfilar que será del nuevo Faro del Atlántico.

En el nuevo blog, la opinión cobrará una especial relevancia, prescindiéndose de cualquier tipo de contenido informativo no divulgativo (esto es, noticias de actualidad, sucesos u otra índole). Tanto es así que, desde el domingo 10 de febrero se pondrá en marcha un nuevo proyecto, la publicación semanal de un artículo de opinión, cada domingo, con el análisis de los asuntos de mayor relevancia durante la semana. Sin más límite que uno, el absoluto destierro de cuestiones de índole política.

Así, la línea editorial del blog se desarrollará en torno a la originalidad, esto es, la publicación de contenidos de elaboración propia, reduciendo al máximo aquellos copiados – en el buen sentido de la palabra -, y es que a nadie se le escapa que haciendo una sencilla búsqueda podemos encontrar artículos publicados exactamente igual en numerosas webs y blogs, en algunos casos incluso sin citar la fuente. 

También estará presente la calidad, es decir, la publicación de contenidos de interés, sin recurrir al titular o contenido fácil, con el único objetivo de atraer visitas.

En las próximas semanas se irá perfilando el nuevo concepto, con la paulatina incorporación de nuevos elementos, así como la supresión de otros que ya no tienen cabida.

¿Te unes al cambio?

javier.cruz@elfarodelatlantico.es