Libros: los Pilares de la Tierra, de Ken Follett (última entrada)

Aunque a priori pueda parecer sencillo, publicar estas seis entradas ha sido bastante más arduo de lo que imaginaba. No por una cuestión de lectura o escritura, sino por tener que seleccionar tan solo seis ejemplares de mi biblioteca, entendiendo que estos sean los más recomendables y quedándose otros muchos en el tintero. 

No obstante, si que me ha servido para volver a ojear algunos libros que leí hace algún tiempo y cuyo repaso siempre es agradable para captar algún nuevo matiz de la historia, que aún siendo totalmente visible desde la primera ojeada, le da un sentido u otro a la lectura, según el momento y lugar en el que decidamos sumergirnos en sus páginas. Todo depende del cristal con el que se mire dice un buen refrán. 

Aunque, en la primera entrada aseguré que me centraría en textos poco conocidos, sería casi una frivolidad no terminar esta serie de entradas navideñas con todo un clásico de la literatura, Los Pilares de la Tierra.

No recuerdo cuando compré mi ejemplar, pero les puede asegurar que fue hace ya bastantes años. Por una cuestión u otra, leí unas decenas de páginas y lo guardé en una estantería, de donde lo rescaté las navidades pasadas para fascinarme por su contenido, “nada ocurre tal como se planea” comienza la introducción de la edición, redactada por el propio autor en enero de 1999, y nada más acertado para este caso. 

A decir verdad, su portada es toda una declaración de intenciones. Parte de una catedral, con sus correspondientes arcos ojivales y otra ornamentación propia de este tipo de construcciones. Podríamos verlo en un doble sentido, en primer lugar por la propia trama de la obra, centrada en la historia de Tom Builder, un constructor en paro que vaga junto a su familia por diferentes lugares de Inglaterra en busca de empleo, con el sueño de levantar una catedral. 

Por otra parte, podríamos verlo como una suerte de metáfora en torno a la propia novela, estructurada en seis partes  y unas nada desdeñables 1.359 páginas, que la configuran como una auténtica obra de arquitectura literaria digna de mención. 

Salvando las distancias históricas y de cualquier otro tipo que puedan existir, no pude evitar rememorar la historia de esta novela cuando leí la historia de la conocida como “Catedral de Justo”, que Justo Gallego – así es como se llama el “Tom Builder” español – construye desde hace 50 años en Medina del Campo (Madrid), por el gran paralelismo existente entre ambos personajes, el ficticio y el real, no solo por la labor de construcción en sí sino también por la obstinación de ambos con la construcción de lugar de culto de estas características. 

Contada la anécdota, y volviendo al tema que nos ocupa, en Los Pilares de la Tierra, Follett nos propone una amena lectura con contenido histórico, hay que destacar que se encuentra ambientada en el medievo, concretamente en el siglo XII, dentro del periodo conocido como Anarquía inglesa, un periodo de Guerra Civil entre Inglaterra y Normandía acaecido entre los años 1135 y 1153, debido a una crisis ocasionada por la sucesión del rey Guillermo Adelin, fallecido de forma accidental en un naufragio en el año 1120. No es mi intención hacer una contextualización histórica más amplia, por lo extenso que supondría, no obstante considero que eran necesarias estas líneas para poner en situación al lector. 

El texto nos narra la historia central desde los puntos de vista de diferentes personajes, tales como el prior Philip, el propio Tom y sus hijos Alfred y Martha o Aliena, la hija de un rey caído en desgracia tras ser destronado. Además, nos sitúa en escenarios diferentes al establecer tramas paralelas entre los personajes principales, lo cual hace aún más amena la lectura y nos permite profundizar en los propios personajes, huyendo – acertadamente en mi opinión – de presentarlos como planos o carentes de información que nos permitan acomodarnos en la narrativa.

Únicamente pondría como aspecto negativo la, en algunos momentos, falta de sinónimos en algunos adjetivos, quizá una técnica del propio escritor, aunque en este caso la vería como poco adecuada. Igualmente, cabe mencionar el ritmo lento que se da en algunos pasajes, dando detalles que pudieran ser prescindibles para la trama y aún así mantener personajes redondos.

En resumen, una buena opción para regalar, aún más si tenemos en cuenta que algunas páginas se desenvuelven en el norte de la Península, cuando Aliena va en busca de Alfred hasta Santiago de Compostela, y que combina novela histórica con lucha de clases y una adecuada radiografía de la sociedad estamental de la época, muy centrada en el estamento intermediario que era el clero pero con una gran completud, sin olvidar la clase campesina, la nobleza o la propia realeza.  

⇒ Detalles de mi ejemplar

  • Título (castellano): Los Pilares de la Tierra
  • Título original: The Pillars of the Earth
  • Autor: Ken Follett
  • Editorial: Debolsillo
  • Año de publicación: 1989 / de la traducción; 1990 / de la edición (15ª) mayo de 2006
  • Traducción: Rosa Vázquez
  • ISBN: 84-9759-290-5

 

 

 

 

 


Esta entrada es la última de la serie “Regala libros en Navidad”. 

Imagen de encabezado de pexels.com

Anuncios

Libros: No abras los ojos, de John Verdon

Escribo estas líneas mientras ojeo las ya amarillentas páginas de mi ejemplar, comprado en un centro comercial allá por el 2012. Esta vez, en la penúltima entrada sobre recomendaciones bibliográficas para Navidad, les traigo un Bestseller. 

Se trata de No abras los ojos una novela policíaca del escritor americano John Verdon, que se sitúa en el centro de una trilogía publicada entre 2011 y 2012. Sé lo que estas pensando, publicada en 2011 y Deja en paz al diablo, en verano de 2012 completan esta suerte de saga que gira en torno a David (o Dave) Gurney, un agente de policía neoyorquino que se enfrenta a peligrosos casos que deberá resolver pese a encontrarse ya jubilado. 

De forma muy breve, en cuanto al primer libro publicado, Sé lo que estas pensando, podemos hace una apretada sinopsis comentando que la trama se desarrolla en torno a un conocido de Gurney, quien recibe una misterio carta a la que acompaña un número, exactamente el que él había pensado. El policía deberá enfrentarse a un asesino que dispone de la habilidad de leer la mente de sus víctimas. 

En cuanto a la última novela de la trilogía, nuevamente nos encontramos con un peligroso asesino que evadió la acción de la justicia y al que David Gurney, tras ser animado por una periodista local que le ayudó a darse a conocer como un gran investigador criminal,  intentará atrapar, no sin ser consciente de la gran dificultad que le supondrá. 

Pero volviendo al libro que nos ocupa, en No abras los ojos tenemos una buena oportunidad para sumergirnos en una apasionante lectura, donde nos quedamos – como buen thriller – con la intriga hasta la última página, en una historia tan clásica como adictiva, y es que, aunque este género esté bastante trillado, siempre es agradable leer una nueva propuesta. 

Datos de interés de mi ejemplar

Título (castellano): No abras los ojos

Título original: Shut Your Eyes Tight

Autor: John Verdón

Editorial: Roca Editorial

Año de publicación: junio de 2012 (de la edición; 2011 del título)

Traducción: Javier Guerrero

ISBN: 978-84-92833-79-5

 

 

Libros: los fantasmas de Tsavo, de Philip Caputo

¡Feliz 2019! Estrenamos hoy un nuevo año, y es momento para continuar hablando de algunos libros interesantes como regalo para estas fechas. (Recuerda que publicaré estas entradas hasta el jueves 3 de enero)

Hoy, toca algo fuera de lo común, y no solo por la temática del libro. Me refiero a Los Fantasmas de Tsavo del periodista y escritor estadounidense Philip Caputo, y editado por RBA Ediciones y National Geographic con traducción a español de Roser Berdagué

Las páginas de este libro – en tabla blanda con el característico color de la forma geométrica que forma parte del logotipo de la sociedad norteamericana – son sinónimo de sumergirnos en un relato de aventuras por la África más salvaje en busca de los leones del Parque Nacional de Tsavo, uno de los parques nacionales más antiguos de Kenia. No se trata de unos leones cualquiera, cuentan con una morfología que les diferencia de los leones comunes, y se les responsabiliza de acabar con la vida y devorar a decenas de trabajadores que construían una línea férrea entre Kenia y Uganda, sembrando el pánico en las poblaciones de la zona. 

A lo largo de sus 222 páginas, se narra el periplo de cuatro científicos en busca de estos particulares leones para poder conocer para sobre ellos y su enorme fama de ser auténticos devoradores de hombres, como así se les ha considerado. 

Casualmente, el ejemplar que tengo fue un regalo de Reyes. Uno de esos que no tienen precio, conseguido casi de soslayo en una de esas pequeñas tiendas que te venden casi todo género que su dueño pueda conseguir a precios razonables, desde chicles a material de ferretería, pasando por libros, material escolar o abono para jardinería. 

Pero hay otros elementos que lo hacen bastante peculiar, como haberlo conseguido siendo casi un elemento de colección (publicado en 2004), o que se vendiese nuevo por 3€, algo muy curioso teniendo en cuenta que haciendo una sencilla búsqueda en internet podemos comprarlo de segunda mano por entre 30 y 39€. 

He de confesar que siento auténtica debilidad por los libros antiguos, esos que apenas conocías y con los que das casi por azar y terminan siendo grandes descubrimientos. Sin lugar a dudas, esta es una de esas joyas con la que merece la pena contar en nuestra biblioteca.

Datos de interés

Título (castellano): Los Fantasmas de Tsavo: tras el misterio de los leones del África oriental

Título original: Ghosts of Tsavo: stalking the Mystery of Lions os East Africa

Autor: Philip Caputo

Editorial: RBA Ediciones/National Geographic Society

Año de publicación: 2003

Traducción: Roser Berdagué

ISBN: 84-8298-303-2

 

 

Reflexión sobre la Navidad

Hace algún tiempo que tenía intención de hablar de la Navidad. ¿Qué mejor momento que hacerlo que el mismo día que, con el Sorteo Extraordinario de la Lotería de Navidad se ha dado, se ha abierto la veda de consumo de turrones y compra de regalos? 

A decir verdad, aún me parece escuchar una agudas y repetitivas voces. Igual que expresiones tan curiosas como “números feos” para rechazar algún décimo – como si no estuviesen todos en el mismo bombo y el azar les fuese esquivo – o, ya una vez pasado el sorteo el ya tradicional “al menos tenemos salud”, que se repite cual mantra, como si en la búsqueda de consuelo hubiésemos dado con un filón con el que sobrellevar nuestra existencia durante la tarde del 22 de diciembre. 

Pero la decepción tardará poco, “a jugar para El Niño” es la frase siguiente. El seis de enero nos llevaremos otro mal sabor de boca, pero al menos hay Roscón de Reyes para endulzar las penas, que eso ayuda. 

Aantes de eso queda la Nochebuena, y Nochevieja. En ambos casos nos encontraremos, si cometemos la osadía de rehuir de la reunión familiar para sentarnos frente a la televisión, con programas donde artistas conocidos y otros no tanto – y también algunos que ni siquiera son artistas – mostrando su mayor o menor valía en el baile o la canción, y en algunos casos ambas cosas. En esos momentos no sé tú, querido lector, pero me he planteado en muchas ocasiones el por qué de esos espacios tan monótonos, previsibles y adecuados si lo que queremos es echar una cabezadita. 

En el mejor de los casos nos iremos a Internet, allí encontraremos un rosario de valoraciones – la mayoría negativas – del Mensaje del Rey, o de lo mala que está siendo la cena familiar con el cuñado o primo de turno. 

Ya en Nochevieja, toca hacer repaso a lo que nos ha dejado el año que nos deja – valga la redundancia -. En ese momento te has cuenta de lo despacio que pasa el año, como momentos que parecían haber quedado hacía varios años habían sido este – ¡Y lo rápido que se nos van los meses! -. Si volvemos a poner la tele los programas son los mismos en contenido, con algún nombre tan rimbombante como anodino. Si no has tenido ningún sobresalto con las uvas, es buen momento para consultar las redes sociales. 

A decir verdad, hay que confesar que echabas de menos mensajes tan profundos como el básico “no escribía desde el año pasado”. O “Página 1 de 365”, que hay que ver que pocas libras tienen las páginas de algunos, que ni tan siquiera llegan al 6 de enero – al menos para que la espera al Sorteo del Niño se haga más amena – porque, ya saben, ese día a la pregunta “¿Muchos reyes?” La respuesta no podía ser otra, “Solo tres”

Sirva esta sencilla reflexión para desearles una Feliz Navidad y un próspero y leído 2019.

 

 

 

Libros: las inquietudes de Shanti Andía, de Pío Baroja

Una ocasión más, continúo con algunos libros que puedan suponer un atractivo regalo para esta época navideña – y que continuaré hasta el próximo 3 de enero -. Como comenté al comenzar, es mi intención dar a este espacio un toque diferente, incluyendo propuestas poco usuales pero interesantes. 

Hoy, vengo con un clásico. Se trata de Las inquietudes de Shanti Andía, de Pío Baroja. Estamos ante una obra de gran recorrido, publicada en 1911, forma parte de la etapa más madura del autor de la Generación del 98. Se encuentra inserta en una trilogía, títulada El Mar, en la que podemos encontrar, como podemos deducir, una temática eminentemente marítima. 

Esta trilogía tiene unas características particulares, en tanto que está formada por cuatro títulos. A Las inquietudes de Shanti Andía, que se sitúa en el inicio, le siguen El laberinto de las sirenas, obra publicada en 1923 y Los pilotos de altura (publicado en 1929) y La estrella del capitán Chimista (publicado en 1930). Estas dos obras, que constituyen dos partes de un mismo relato, no obstante fueron publicadas con diferentes títulos. 

En la obra que nos ocupa, Pío Baroja esboza un recorrido por la vida de Shanti Andía, desde su nacimiento en Lúzuro, un imaginario pueblo de la costa norte de España y su desarrollo profesional como marino. 

Con grandes dosis de autobiografía, pues Baroja no solo nace en una ciudad como San Sebastián, muy vinculada al mar, sino que también cuenta con familiares con una enraizada tradición de trabajo en este ámbito. La lectura, estructurada en siete capítulos o libros nos permite ir, como ya comentamos, desde la génesis del autor – el título “infancia” del primer libro es una declaración de intenciones – hasta su vida adulta pasando por su juventud. 

He de reconocer que desconozco como llegó a mis manos el ejemplar del que dispongo. No era nuevo, eso seguro. Fue hace ya algunos cuando descubrí la edición de este clásico hecha por Cátedra (tercera edición, de 1980). Con su habitual y lúgubre pero a su vez elegante portada en negro con letras blancas y páginas amarilleadas, sin duda fruto de 38 años de trasiego y ojeo de sus 376 páginas. Incluido un apéndice a modo de epílogo con la transcripción de una nota localizada en un borrador de la obra encontrado en Itzea, la vivienda de los Baroja. 

En cualquier caso, una obra que tiene pendiente una segunda – y en muchos casos, obligatoria – lectura y que se puede configurar como un excelente regalo para estas fechas. 

 

Precio: 10-13€ 

 

 

Libros: el Mar en llamas, de Alberto Vázquez Figueroa

Continuando con el relato de buenos libros para esta Navidad, es imposible no caer en la tentación de traer alguno escrito por Alberto Vázquez Figueroa, del que atesoro varias obras, concretamente El mar en llamas – del que hoy hablaremos -, Piratas, y Negreros – que será mi próxima lectura -.

El autor, nacido en 1936, ve su vida marcada por la Guerra Civil, siendo su padre y su tío encarcelados o deportados. En 1949 fallece su madre y es enviado con sus tíos al Sáhara, donde pasa su infancia y adolescencia. **

Periodista, corresponsal para diferentes medios tales como La Vanguardia o Televisión Española lo que le permite compaginar sus grandes pasiones (la literatura, la aventura, los viajes…) y hacer de ellas su modo de vida. **

Cuando la plataforma petrolera Deepwater Horizon estalló en el Golfo de México vertiendo millones de litros de crudo al mar, y protagonizó la mayor tragedia medioambiental de la historia, todos creyeron que fue un terrible accidente. Sin embargo, una joven llamada Salima acudirá a Asdrúbal Valladares, un antiguo escritor de grandes éxitos literarios, para enseñarle tres fotografías que parecen demostrar lo contrario.

 Ambientado en Centroamérica, zona que tiene una importancia reseñable en varias obras de Vázquez Figueroa, se nos presenta una suerte de thriller conspiranoico, con unos giros narrativos casi inesperados, que nos harán mantener la lectura hasta la última página, las horas de disfrute de la lectura están casi aseguradas. 

Podríamos categorizar este libro como ‘low cost’ dado su reducido precio – escasos 5 euros – no obstante, no podemos dejarlos llevar de su precio, ya que en el interior se nos ofrece un apasionante relato que nos traslada a un escenario apocalíptico que trasciende de la celulosa, yaque el propio autor lo configura como una sutil crítica a las actividades de prospección petrolífera y otras que se caractericen por poner en riesgo el medio ambiente, y, en última instancia a nosotros y a las generaciones futuras. 

Precio: 5€ papel / 3-4€ eBook (varía según librería)


** Extracto de la biografía publicada en “El mar en llamas”

Libros: Cuadernos de Mar I de José Manuel Hernández Martín

Llega la Navidad, y con ella la época de buscar regalos con que obsequiar a nuestros seres queridos. Este año me he propuesto publicar críticas de diferentes libros que puedan ayudarte a elegir uno adecuado a lo que buscas.

A modo de declaración de intenciones debo decir que tengo predilección por los libros antiguos y de escritores anónimos, y mejor aún si cumplen los dos requisitos. No obstante, ello no quiere decir que no haya a hacer una publicación referida a algún bestseller, que alguna seguro que habrá. 

 Comenzaré muy pegado a Canarias, con Cuadernos de mar I, libro presentado en la edición de este año de la Feria del Libro de Las Palmas de Gran Canaria, que se celebró entre el 29 de mayo y el 3 de junio.

Escrito por José Manuel Hernández Martín, actualmente jubilado, dedicó gran parte de su vida al mar, siendo capitán de diferentes barcos de pesca, y habiendo estado siempre muy vinculado al ámbito marítimo. 

El libro, editado por CanariaseBook en tapa blanda, comprende parte de un total de once relatos divididos en tres diarios de a bordo en los cuales se hace un breve pero intenso repaso a diferentes aspectos vitales del autor, tales como las vivencias de una juventud junto al mar con sus abuelos o sus anécdotas en los diferentes destinos a los que le llevaba el barco que capitaneaba. 

Con un ritmo trepidante, que al igual que en una página te sitúa en la Gran Canaria de los 60, a continuación, te lleva hasta algún enclave del continente africano en épocas más recientes, se hace muy ameno a la lectura, con un argumento que engancha, pero sin caer en las temáticas habituales, con un lenguaje claro y sencillo. Ideal para una lectura rápida en cualquier lugar. 

Sin lugar a dudas, expectante ante la publicación de la segunda parte.

Precio: 15€

¿Dónde conseguirlo?

En la web de CanariaseBook

https://canariasebook.com/libro/cuadernos-de-mar-i-de-juan-manuel-hernandez/