[9 años online] Agaete se prepara para su primera Bajada de La Rama como Patrimonio Mundial

Tal día como hoy, pero de hace nueve años, nacía el Faro del Atlántico, y lo hacía con una breve reseña sobre la Bajada de La Rama, que tiene lugar cada 4 de agosto en la Villa de Agaete (Gran Canaria). Hoy, y de forma excepcional, se publicará igualmente una crónica de la festividad.

JAVIER CRUZ | AGAETE | 3 AGOSTO 2019

La Villa de Agaete, en Gran Canaria, se prepara para vivir una nueva edición de la Bajada de La Rama, que este año coincidirá con la reciente declaración de esta celebración como Patrimonio Mundial, en el marco de Risco Caído y las Montañas Sagradas de Gran Canaria, espacio que ocupa un total de 18.000 hectáreas en el centro oeste de Gran Canaria, y que además incluye diferentes enclaves de la localidad como el Parque Natural de Tamadaba o El Hornillo.

Este no es el único reconocimiento de la festividad, que fue declarada de Interés Turístico Nacional en 1972 y Bien de Interés Cultural (BIC) en el pasado año 2018. En esta edición se espera una mayor afluencia de personas al coincidir en domingo.

Principales actos

En la edición de este año, el pistoletazo de salida se dará a las 23:30 horas del 3 de agosto, con la verbena de Leyenda Joven y Orquesta La Mecanika by Tamarindos, en la Plaza de la Constitución que se extenderá hasta minutos antes de las 05:00 horas de la mañana. En ese momento la fiesta se traslada hasta las inmediaciones del ayuntamiento desde donde partirá la Diana.

Tras una pequeña tregua, a partir de las 10:00 horas dará inicio la Bajada de La Rama, que recorrerá gran parte del municipio, desde la calle Juan Valls y Roca —junto a la Iglesia de la Nuestra Señora de la Concepción— hasta el Puerto de Las Nieves.

Entrada ya la noche, a las 22:00 horas tendrá lugar la Retreta que, a modo de despedida, volverá a abarrotar de gentío las calles principales del centro urbano.

«La Rama de Agaete: conócela, respétala, vívela.»

A fin de conservar la esencia de la fiesta, un año más los jóvenes agaetenses Saulo Armas y Pablo Sosa editan, con la colaboración de la Concejalía de Fiestas y Patrimonio Cultural, el tríptico «La Rama de Agaete: conócela, respétala, vívela.» donde se explican los detalles de «[…] una fiesta que se pierde en el origen de los tiempos» —como señalan en el documento— y unas breves instrucciones para el baile de la Diana, La Rama y la Retreta.

Iniciar el recorrido de La Rama sin ramas, evitar arrancar las ramas de los árboles y de los jardines, respetar a las bandas de música o no lanzar agua son algunas de las recomendaciones del documento, que puede consultarse a continuación.

Servicio especial de transporte

Para garantizar que el acceso a la localidad se realiza con la mayor seguridad y comodidad, desde el Ayuntamiento de Agaete se ha lanzado una campaña de fomento del uso del transporte público, que con el título «Agaete, Patrimonio de todos. ¡A La Rama en guagua!» se difunde en diferentes vehículos de la empresa Global Salcai Utinsa S.A., concesionaria del servicio de transporte público interurbano en Gran Canaria.

A fin de absorber la gran demanda de viajeros que previsiblemente harán uso del servicio, desde la compañía se reforzará el servicio de la línea 103 (Las Palmas de Gran Canaria – Puerto de Las Nieves), con un servicio exprés que comunicará la capital grancanaria con Agaete, en diferentes horarios, que pueden consultarse haciendo clic aquí.

Los billetes tanto de ida como de vuelta pueden comprarse en las taquillas habilitadas en Agaete así como en la Estación de Guaguas de San Telmo, desde el 1 de agosto y hasta el 3 de agosto en horario de 07:00 a 20:00 horas. El día 4 de agosto, el horario de venta será de 07:30 a 16:00 horas.

Durante la jornada del 4 de agosto y primeras horas del día 5 permanecerán fuera de servicio las paradas Puerto de Las Nieves, La Palmita e Iglesia de Agaete, en ambos sentidos.

En el caso de esta última parada, permanecerá fuera de servicio desde el día 3 de agosto hasta el día 6, mientras se encuentre cerrado al tráfico el casco urbano.

Plan especial de tráfico

Desde el Ayuntamiento de Agaete se ha previsto un plan especial de tráfico, el cual contempla el cierre de diferentes vías y la prohibición de aparcamiento en otras. Como destacado se encuentra el cierre del casco urbano desde las 12:00 horas del viernes 2 de agosto y hasta la 01:00 horas del martes 6 de agosto.

El 3 de agosto, desde las 16:00 horas se cerrará al tráfico la calle León y Castillo, en la confluencia con la GC-293 y el Paseo Obispo Pildain, debiendo realizar el acceso a localidad a través de las calles Tazacorte y Oriente.

En el Puerto de Las Nieves, el cierre del centro urbano se producirá a las 22:00 horas del 3 de agosto, y la apertura a las 14:00 horas del 5 de agosto.

Dispositivo de seguridad y atención sanitaria

Dada la esperada afluencia de visitantes, que hará que la aumente la población flotante y, con ello, la posibilidad de precisar ésta atención sanitaria urgente, desde la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, a través de la Gerencia de Atención Primaria de Gran Canaria, se complementará el servicio habitual del Punto de Atención Continuada (PAC) de Agaete, con dos médicos y dos enfermeros desde las 20:00 horas del sábado 3 de agosto hasta las 08:00 horas del lunes 5 de agosto. Al mismo tiempo, se contará con personal de seguridad.

Por otra parte, se establecerá un dispositivo de atención sanitaria prestado por Cruz Roja Española, que habilitará un Puesto Sanitario Avanzado (PSA) —comúnmente conocido como «hospitalito»— en las instalaciones del tanatorio municipal, a fin de prestar una adecuada asistencia a los asistentes a la festividad que pudiesen precisarlo.

En el ámbito de la seguridad, se contará con efectivos de Policía Local, Guardia Civil y Cuerpo General de la Policía Canaria, que velarán por el correcto desarrollo de estas jornadas festivas.

Para colaborar con el dispositivo establecido se desplegarán efectivos de Protección Civil de Agaete y otras localidades próximas.


Comentarios: Negreros, de Alberto Vázquez Figueroa

Después de unos meses dedicados a otros menesteres (académicos, esencialmente) he podido acabar un libros de esos que, aunque no tengan grandes giros como otros que he tenido ocasión de comentar en este rincón, realmente de enganchan desde la primera a la última de sus páginas. Este es de esos libros en los que lo que importa no es el final sino el desarrollo. De esos en los que de nada vale leer las páginas finales si prescindimos de las centrales.

Llegó después de El Jilguero, de Donna Tartt y Dios no vive La Habana, de Yasmina Khadra (seudónimo de Mohammed Moulessehoul) dos obras cuya lectura volveré a retomar en el futuro pero que de momento van que quedarse guardadas en un cajón. En otra ocasión escribiré sobre los descartes (que afortunadamente no hago con frecuencia) y ahondaré algo más en los motivos para dejar de leer estos dos libros. 

Tráfico de esclavos. https://historiadelocos.wordpress.com/2010/11/22/trafico-de-esclavos/

Como otros muchos libros, Negreros llegó a mi por casualidad. Un libro de Alberto Vázquez Figueroa siempre merece ser rescatado del cajón de allí donde se encuentre, en este caso entre las pertenencias de una mudanza que iban directas a su reciclado. 

Hace algunos años había quedado fascinado por la lectura de Piratas [las páginas de mi ejemplar ya comienzan a amarillearse] , la primera parte la obra que ahora nos ocupa. Tengo que reconocer que tengo especial predilección por esos libros cuya existencia ni siquiera conocías hasta que un día te los regalan y tienes que hacer la agradable labor de comenzar a pasar sus páginas para conocer que esconde. En Piratas fue ese el caso. 

Volviendo con el libro que nos ocupa, Negreros nos trasporta de lleno hasta la cruel realidad del tráfico de esclavos africanos [de ahí su título]

, una despiadada práctica que se desarrolló entre África y América en los siglos XVI a XIX. Con esta carta de presentación, Vázquez Figueroa nos propone una lección de Historia entrelazada con una narración fantástica, todo ello bien conjugado con un trasfondo de crítica social – algo habitual en el autor, véase, por ejemplo pero no únicamente, El Mar en Llamas – que hace que las páginas pasen prácticamente solas. 

En la obra se continúa la narración de la vida de Miguel Heredia, a quien conocimos en Piratas junto a sus hijos Sebastián y Celeste. Es en esta segunda parte donde conocemos mejor a Celeste Heredia, una joven idealista y con el firme propósito de continuar propiciando el cambio social en una época de gran contraste entre clases sociales, donde la clase alta era la dominante y sometía a la clase baja, con el único objetivo de que estas sirviesen de fuerza de trabajo para las numerosas plantaciones y cultivos de la recién descubierta América. 

Celeste se propone, por una parte romper las cadenas de la esclavitud a la vez que demostrar la capacidad de la mujer, cuyo papel era testimonial en una sociedad con un gran componente masculino como lo era la de aquél momento. 

Así, en Negreros se hace una habilidosa labor de despertar conciencias sobre estas materias, canalizándolo mediante una trepidante historia de marinos, estrategia y tiranía. Sin lugar a duda, una obra de imprescindible lectura en un momento social como el actual. 

 

Libros: Cuadernos de Mar I de José Manuel Hernández Martín

Llega la Navidad, y con ella la época de buscar regalos con que obsequiar a nuestros seres queridos. Este año me he propuesto publicar críticas de diferentes libros que puedan ayudarte a elegir uno adecuado a lo que buscas.

A modo de declaración de intenciones debo decir que tengo predilección por los libros antiguos y de escritores anónimos, y mejor aún si cumplen los dos requisitos. No obstante, ello no quiere decir que no haya a hacer una publicación referida a algún bestseller, que alguna seguro que habrá. 

 Comenzaré muy pegado a Canarias, con Cuadernos de mar I, libro presentado en la edición de este año de la Feria del Libro de Las Palmas de Gran Canaria, que se celebró entre el 29 de mayo y el 3 de junio.

Escrito por José Manuel Hernández Martín, actualmente jubilado, dedicó gran parte de su vida al mar, siendo capitán de diferentes barcos de pesca, y habiendo estado siempre muy vinculado al ámbito marítimo. 

El libro, editado por CanariaseBook en tapa blanda, comprende parte de un total de once relatos divididos en tres diarios de a bordo en los cuales se hace un breve pero intenso repaso a diferentes aspectos vitales del autor, tales como las vivencias de una juventud junto al mar con sus abuelos o sus anécdotas en los diferentes destinos a los que le llevaba el barco que capitaneaba. 

Con un ritmo trepidante, que al igual que en una página te sitúa en la Gran Canaria de los 60, a continuación, te lleva hasta algún enclave del continente africano en épocas más recientes, se hace muy ameno a la lectura, con un argumento que engancha, pero sin caer en las temáticas habituales, con un lenguaje claro y sencillo. Ideal para una lectura rápida en cualquier lugar. 

Sin lugar a dudas, expectante ante la publicación de la segunda parte.

Precio: 15€

¿Dónde conseguirlo?

En la web de CanariaseBook

https://canariasebook.com/libro/cuadernos-de-mar-i-de-juan-manuel-hernandez/

¿Halloween o Los Finaos?

No es mi intención hacer un ensayo sociológico sobre la noche del 31 de octubre, pero si considero que es necesario hacer una serie de consideraciones al respecto. 

En primer lugar, es necesario comenzar situándonos en la temática a tratar. Hablaremos de Halloween, fiesta que tiene su origen en el Samhain – celebración celta del fin de la temporada de la cosecha, o final del verano – y en la tradición católica del Día de Todos Santos (1 de noviembre). 

En su origen, celebración tenía – y, evidentemente, aún la sigue teniendo – arraigo en países de influencia inglesa – o la anglosfera, como han considerado denominar a los países que, por razones diversas tienen una vinculación con Reino Unido – no obstante, con el devenir de los años se ha producido una progresiva ampliación (o invasión, si se prefiere) de tradiciones como la que nos ocupa a territorios donde, o bien no se celebraba nada al respecto o bien si se hace, desplazándose así a la costumbre local. 

Este es el caso de Canarias. En nuestras islas, en la actualidad vemos como algo natural la celebración de Halloween, su tratamiento en televisión – con diferentes espacios dedicados a la festividad – en superficies comerciales – con la venta de diferentes productos alegóricos, ¿Quién no conoce la tradicional calabaza? Heredada, por cierto, del pasado celta de su pasado celta. –

Algo menos visible es otra tradición, igualmente popular y centrada también en la muerte, como son Los Finaos. 

Esta tradición, que no ha estado exenta ya no sólo de un gran ostracismo sino que también de modificaciones derivadas del paso del tiempo, tenía su espacio originariamente en la noche del 1 al 2 de noviembre (es conveniente recordar que el día de los difuntos es el día 2, y no el día 1 como habitualmente se considera). De carácter fundamentalmente familiar, durante esa noche, los miembros de la familia se reunían para conmemorar a sus familiares ya fallecidos, contando anécdotas sobre ellos a la vez que comiendo frutos de temporada, tales como almendras, nueces, higos o castañas. 

A ello se unía – según la escasa información que puede encontrarse al respecto – el Baile de difuntos o de finaos, acompañado por los Ranchos de Ánimas, agrupaciones musicales que iban por las calles tocando timples y guitarras hasta reunirse en el lugar común para honrar a los fallecidos. 

Es necesario que recalque la muy escasa información que se puede encontrar en internet al respecto, si usted querido lector hace un simple búsqueda de “los finaos” en cualquier buscador, encontrará relativamente pocos resultados. Si discriminamos aquellos que se corresponden con actos que se celebrarán en esas fechas, ya serán algunos menos. Si consultamos las diferentes páginas web y blogs que tratan sobre la temática, veremos como la gran mayoría se limitan la copiar y pegar la misma información. 

Así, tiene relativa complejidad intentar ahondar en una tradición en la que, según la isla y las zonas a buen seguro habrían diferentes variaciones y elementos que configurasen una suerte de subespecies de la festividad. 

Una festividad, como podemos comprobar, que se organiza en torno a los honores a los difuntos, elemento presente no solo en su homónima inglesa sino que también en otras muchas celebraciones, basadas en esta concepción social profundamente arraigada en la sociedad.

De origen claramente teológico, es harto difícil que no fuese profesada por la sociedad canaria, a la que si algo le caracteriza es su profundo sentimiento religioso y el culto a los diferentes elementos que forman parte de la tradición católica. 

Resulta curioso como se hace prácticamente oídos sordos a “lo nuestro”, prefiriéndose impulsar costumbres muy alejadas de nosotros – al menos en lo geográfico, ya que la vinculación entre Canarias y Reino Unido, por una cuestión histórica, tiene cierta intensidad -. Tan difícil es de entender que se enmudezca una parte de nuestra cultura como que se altere (quiero pensar que por una cuestión de ignorancia), al celebrarla con una serie de elementos que no le corresponden. 

Tampoco resulta nada extraño – aunque si curioso -, a la vista de los intentos – quizá no intencionados – de establecer una cultura global, que todos hablemos de la misma forma, vistamos de igual manera y tengamos una celebraciones idénticas.